Buscar
  • Verónica Pérez Cuervo

Saber contar historias para enganchar con tu cliente

Actualizado: feb 8

Hoy en día debes emocionar con cada publicación, publicidad o pieza publicitaria. Es imperativo. Esto en todos los canales, digital, TV, radio, publicidad exterior, en todos lados.


¿Qué significa emocionar? Apelar a la nostalgia, al amor, felicidad, a la rabia, a todo sentimiento que mueva la fibra humana. El mover esa fibra es el motivo por el que una campaña o publicación queda impresa en la memoria de sus espectadores.


Una cosa es decir que debes emocionar a tu mercado y otra muy distinta es hacerlo.

Muchas marcas desde las más grandes, McDonald’s, Coca Cola o Nike han apelado a aspiraciones, nostalgia y compasión.


¿Por qué? Porque son las emociones que generan mayor cantidad de reacciones.

No hablo de historias complicadas, de fantasía también están las historias de superación, del día a día, de lo que significa la vida para cada uno de nosotros. La clave es amarrar la historia a la campaña que queremos. La historia será el hilo conductor para empezar el Storytelling.


Puede que aún tu capacidad de redactar no sea fantástica ni cautivante. Al final nadie empieza siendo un “profesional”. Hay que trabajar en encontrar tu voz, desarrollar la habilidad y empezar a contar historias que sean capaces de encantar a la audiencia.

En mi curso de storytelling con Fabian Bonelli, él nos decía la mejor manera de aprender a contar historias es

¡escribirlas!


Nuestro reto, hoy en día, es que el público está expuesto a contenido las 24 horas del día y necesitamos que nuestra historia sea memorable, que cale en nuestro público.


Storytelling es el arte de contar, desarrollar y adaptar historias utilizando elementos específicos — personajes, ambiente, conflicto y un mensaje — en eventos con inicio, medio y fin, para transmitir un mensaje de forma inolvidable al conectarse con el lector a nivel emocional.


¿Por qué es importante el Storytelling?


No importa cuántas personas han tocado el tema o si es básico, cuando te preocupas por contar una buena historia, estás creando un material único. ¿Sabes por qué es único? Porque viene desde tu perspectiva.


El público se engancha con historias que tienen detalles, perspectiva que describen muy bien situaciones. ¿Cómo haces esto? Pensando diferente.

Hay que invitar a la audiencia para una jornada. Aunque tu contenido no sea una narrativa, es posible hacer eso con temas bien estructurados y explotando el encadenamiento de ideas.


Cuando piensas en la experiencia, en la jornada del usuario y cuentas con un contenido escaneable, tienes lo que necesitas para el inicio de un Storytelling exitoso.


Quieres que el público se identifique

Una buena historia despierta el interés y la identificación del lector. El lector, tu cliente, debe leer historias que despierten emociones. ¿Sabes por qué? Porque las emociones hacen que tu cliente compre.


Tu misión como marca es enganchar con tu cliente, generar emociones y esto dará como resultado que generes ventas.


En RepHouse te ayudamos a contar historias, nuestro servicio de GhostWritter te puede ayudar a alivianar la carga diaria.

28 vistas0 comentarios